sábado, 14 de marzo de 2009

Alucinación vigésima cuarta

La primera vez que los vi me parecieron una gota de chocolate derretido, quizá por eso me gustaron tanto. Me acerqué la mano al brazo y me pasé la lengua, al cabo de un rato, caí en la cuenta de que era una extensión más de mi cuerpo.

-Se llaman lunares-me dijo mi mamá-.

Ahora los busco cerca de las bocas de las muchachas, para tratar de comérmelos despacito.

4 comentarios:

Calila dijo...

mmm que rico...

alejandra mayela dijo...

jajajajjajaa siii TE ENCANTAN!!!! =D

JazZ dijo...



GOT DREAMS?
postealos aquí

tagskie dijo...

hi.. just dropping by here... have a nice day! http://kantahanan.blogspot.com/