viernes, 22 de agosto de 2008

Declaraciones Terrestres III.

Cuando uno quiere algo, se supone que todo el universo conspira para que uno realice su deseo. Si, Rodrigo Ramos leyó el alquimista y tomó la frase como propia y la hizo su teoría personal.

Si, Rodrigo Ramos también fue mortal una vez y se enculó, bastante. Es más, si usted no lo cree varias personas pueden dar fe de esto.

Y Rodrigo Ramos tuvo su oportunidad y las cosas no le salieron, pero como usted sabe, él es un gran necio. Y ahí es donde entró en juego su teoría.

Él hizo y deshizo, pensó y repensó, y quiso como cuando de verdad se quiere algo. Encontró canciones de esas que no se encuentran todos los días. Escribió cosas que la gente sólo escribe cuando esta enculada. Mandó flores y dijo cosas totalmente cursis. Abatió a sus amigos diciéndoles lo que sentía. Y por un tiempo bastante largo se acostó pensando que si quizás lo deseaba con suficiente fuerza iba a ser capaz de abrir un hoyo tiempo-espacio para regresar a algún pasado adecuado y darle una topada de esas que no se olvidan. Esta última cosa, aún con la omnipotencia que tiene Rodrigo Ramos, nunca pasó.

Después de un tiempo dejó de intentarlo y se lo guardo todo para sí mismo. Negó que sintiera algo cada vez que se lo preguntaron. No tocaba el tema con sus amigos. Escuchaba aquellas mismas canciones sin suspirar. Por un tiempo Rodrigo pensó que había logrado que los ojos no le brillaran cuando algo que tuviera que ver con ella le pasara por la mente. Pero como muy pocos saben, él también se equivoca.

Y Rodrigo la volvió a ver un tiempo después y los ojos sí le brillaron. Y se repitieron, nuevamente y casi de forma literal, los primeros cuatro párrafos de esta entrada a excepción de lo de mandar flores y querer abrir hoyos tiempo-espacio. Y bastante tiempo después del primer tiempo de este párrafo y debido a la necedad a la que ustedes ya están acostumbrados, Rodrigo Ramos intentó una vez más.

Ahora bien, o Rodrigo no quiso como él pensaba o el universo es una mierda porque no conspiró. Y ahora siente que es posible, sino seguro, que debido a su necedad haya dejado ir algo que lo hiciera cantar otra canción. Pero esto tampoco significa que se arrepienta de haber pasado así porque aprendió que la necedad es mala y que a veces hay que oír lo que la gente dice.

Y por más que quiera creer que de algún modo extraño la perdí, la lógica en mi cabeza me dice que eso no es cierto porque para empezar nunca la tuve, aunque ella siempre me tuvo "así te tengo". Y sí, me siento bien pendejo ahorita por haberlo intentado otra vez y haber dicho y hecho lo que hice de puro choto, me siento bastante expuesto.

Y habiendo dicho esto y aceptado en cierta manera lo que quizás algunos de ustedes sospechaban, me prometo a mí mismo perder el brillo que los ojos me agarran ante tales situaciones. Ahora que lo acepto y que lo saben, creo que puedo cumplirlo.

Y no, el universo no conspira para que uno consiga cosas, por lo tanto no sigan esta teoría.

*Si la entrada les parece estúpida o les causa escalofríos no me importa. La hice por mi, no por ustedes.

5 comentarios:

anita dijo...

hayyyy mi rodriiiiiiii estamos cagadoss peroe l tiempo nos ayudaraaaa ya vas a verrr q cuando lo recordemos nos vamos a reir y decir q pendejos jajaj aunq ahoirta duelaaa tkmm grandicimo estupido ciao

Anónimo dijo...

Cada fracaso amigo, supone un capítulo más en la historia de nuestra vida y una lección que nos ayuda a crecer. No te dejes desanimar por los fracasos. Aprende de ellos, y sigue adelante. vamos Rodrigo manuel del campo, en cualquier momento te va a caer una lok o un loko (jajajaja pajas) que quiera todo con vos!!xD

Alejandro Terego dijo...

hahaha, gracias nee-chan!

Alejandro Terego dijo...

que jugada sos ana -_-, a mi respetame, bien sabes que tengo aquello!
y no, pendejos nosotros que nos enculamos, no ellos xq a ellos no les afecta.

K3M# dijo...

XD, me gustan los comentarios xD.