sábado, 29 de marzo de 2008

Teoría 1: Del uso equivocado de las llaves.

Hace varios días llegue a la conclusión de que quizás le damos un mal uso a las llaves, basta con una llave para hacer todo lo que queramos hacer.




Lo que verdaderamente abre una puerta no es el instrumento sino la convicción que tenemos de que abrir esa puerta es posible.-

3 comentarios:

Johanna dijo...

En realidad al pasar por esa puerta la única razón por la que vamos a encontrar algo detrás de ella, es porque estamos convencidos de que ahí va a haber algo y el mundo va a seguir.

Alejandro Terego dijo...

absolutamente correcto

Diego Boquin dijo...

La llave no es, como suele pensarse, un instrumento para abrir puertas. En realidad, somos nosotros el instrumento que utiliza la llave para lograr su propósito, para vencer a las puertas, para llegar al otro lado... Pensalo: sos vos el que decidió entrar a la casa, o la llave quería descansar del bullicio de afuera. Nunca has decidido, ella siempre tuvo el control.

(claro que podés poner el link de mi blog... y cataplexia es interesante, interesante...)